Línea Pirineos

Complejo Búbal Formigal 3000 - Inicio Qué hacer Línea Pirineos
Buscar alojamiento

Tipo Apartamento
Cantidad
Distribución 1

Línea Pirineos

  • Refugio de Santa Elena linea pirineos
  • Mirador de Santa Maria linea pirineos
  • Bunker Mirador Santa Maria linea pirineos

Información

A menudo no nos damos cuenta, pero el Pirineo Aragonés es un tesoro mucho más valioso de lo que imaginamos. No solo ofrece preciosos paisajes y maravillosos rincones, sino que esconde importantísimos vestigios de la historia que ha transcurrido entre sus montañas. ¿Sabías que en el Pirineo Aragonés se puede visitar parte de la obra defensiva más grande construida en Europa después de la II Guerra Mundial? ¿Sabías que esa también es la obra de ingeniería militar más grande de España? Se trata de la Organización Defensiva de los Pirineos, más conocida como Línea P o Línea Pirineos.

Es una obra que en realidad abarca toda la cordillera de los Pirineos, cientos de kilómetros desde el Cantábrico hasta el Mediterráneo. Está formada por miles de fortificaciones que se construyeron para vigilar y proteger la frontera con Francia y evitar así una posible invasión. El proyecto original contaba con entre 8.000 y 10.000 posiciones, pero solo se llegaron a terminar cerca de la mitad (unas 4.000). Los trabajos comenzaron en 1944 y se prolongaron durante 15 años, aunque nunca se llegaron a terminar, de hecho, los asentamientos no se llegaron a utilizar.

Se han conservado hasta hoy muchos de ellos, siendo especialmente numerosos en el Pirineo Aragonés, donde se dividen en cinco sectores. Por ejemplo, el Valle del Aragón es uno de ellos y se han encontrado más de una docena de búnkeres distribuidos por sus bosques. Cabe destacar que esta zona estaría especialmente protegida debido a la existencia de la Estación Internacional de Canfranc. Así, contaba con asentamientos para cañón, fusil ametrallador y ametralladoras, entro otros.

Es importante destacar también que, aunque actualmente nos refiramos a estos puestos como “búnkeres”, cuando se proyectaron y se construyeron no se llamaban así. “Búnker” es una palabra de origen alemán y no figura en ningún documento de la época, se referían a ellos como “asentamientos”, “nidos” o “casamatas”.  

Otro sector importante para visitar estos búnkeres en el Pirineo Aragonés es el Valle de Tena. Al igual que en otros valles, los asentamientos aquí se organizaban y agrupaban en núcleos de resistencia, existiendo en esta zona los siguientes: NR 120 Biescas, NR 106 Hoz, NR 107 Panticosa, NR 108 Las Grampas, NR 109 Sallent y NR110 El Furco. Cabe destacar que cada uno de estos núcleos podía albergar más de 50 puestos defensivos, dependiendo de su relevancia.

En el Valle de Tena se han recuperado y señalizado varias rutas para facilitar la visita a los núcleos NR 106 Hoz y NR 107 Panticosa. Por ejemplo, se estima que en el núcleo NR 106 Hoz hubo 23 obras, aunque actualmente se conservan 17. El recorrido que se puede realizar por ellas se ha bautizado como “Ruta de los búnkeres” y comienza en el fuerte de Santa Elena (situado a 4,5 km de Biescas y junto a otros dos interesantes elementos: la ermita de Santa Elena, del siglo XII y un dolmen prehistórico). El recorrido comienza centrando nuestra atención en la batería baja del fuerte, donde se ven aspilleras y cañoneras, aunque no las originales, ya que se transformaron posteriormente. A continuación, se debe tomar el camino que lleva a Polituara y Hoz de Jaca y durante ese recorrido hay que estar muy atento, ya que se pueden observar multitud de puestos fortificados. Por ejemplo, para cañones ‘contracarro’, ametralladora simple, ametralladoras dobles, mortero o fusil ametrallador, entre otros. Es muy interesante ver como colocaban estos asentamientos a lo largo del camino, reforzando la defensa, por ejemplo, en puentes o bifurcaciones y consiguiendo ocultarlos casi por completo en la maleza.

Volviendo al fuerte de Santa Elena, pero iniciando el recorrido en sentido contrario, se pueden ver varias casamatas, un observatorio/puesto de mando y puestos destinados, por ejemplo, a ametralladoras antiaéreas.

Aunque en muchos casos no se conservan o no se aprecian, todos estos puestos solían contar en su interior con zonas para guardar munición y elementos del arma. En el caso de los puestos con ametralladoras, tenían además una plataforma para el arma y una tronera (abertura lateral para disparar). Los asentamientos más grandes incluso contaban con una habitación independiente para guardar la munición y los aditamentos del arma, así como plataformas al exterior para colocar el armamento.

Con el objetivo de que los visitantes puedan seguir y comprender mejor esta ruta, se han colocado tres paneles informativos y se ha realizado un folleto explicativo. Dos de los paneles se encuentran en el fuerte de Santa Elena y el tercero, con información más general, se encuentra al inicio de la pista que conduce a Santa Elena.

En el caso del núcleo NR 107 Panticosa se estima que contó con 26 obras, aunque en la actualidad se pueden visitar algunas menos. Están situadas tanto al norte, como al sur y al este de Panticosa, y entre ellas hay puestos para ametralladoras, fusil ametrallador, ametralladoras antiaéreas, cañones anticarro y de infantería y morteros, entre otros.

Se puede llegar fácilmente a tres de estos búnkeres realizando el bonito paseo al Mirador de Santa María (con un desnivel de 155 metros y tiempo aproximado de 30 minutos –solo ida-). Por un lado, el mirador ofrece unas preciosas vistas de los pueblecitos de Panticosa, El Pueyo de Jaca, Tramacastilla y Sandiniés, así como de las bonitas montañas que los rodean. Por otro lado, el propio mirador se encuentra situado sobre uno de los búnkeres de la Línea P. A pocos metros se pueden visitar otros dos asentamientos, a los que se llega por un camino perfectamente señalizado y que cuenta con un panel explicativo.

En este post nos hemos referido solo a dos de los núcleos de la Línea P, pero el Pirineo Aragonés alberga otros núcleos con muchos otros asentamientos; así como otros importantes elementos de nuestra historia y nuestro patrimonio. Te recomendamos que lo visites para hacer un interesantísimo recorrido en el tiempo desde la prehistoria hasta la actualidad.